domingo, 12 de agosto de 2007

un poco de vida después de tanta muerte...

Nada más que decir. Amarillo y negro, como el taxi que te trae, como las flores que compré hoy para darte cuando llegues. Te robo una, la dejo acá.

3 comentarios:

Nicolás Cabane dijo...

Gracias por pasar por el blog...

Y si, los colores de las cosas que parecían naturales terminan siendo objetos que se reproducen en la realidad, ves un campo de flores y mas de uno ve una calle con neones

no soy profundo?

y bueh.

Saludos

El perseguidor dijo...

Bueno ojala las hubieras comprado para mí esas flores... :) Muy lindo blog, debes ser alguien con una sensibilidad especial. Compartimos el gusto por Alejandra Pizarnik, es extraordinario el video que publicaste en el post anterior...

Saludos!!!

antiprímula dijo...

Nicolás: ¡Qué vamos a hacerle! Puntos de vista, le baten. Gracias por el comentario.

Perseguidor: Extraordinario Alejandra, sí. Confieso que me impresionó un poco. Lindo tu post sobre los libros, la próxima comprá los cuentos sin pudor, probablemente la chica que te acompañaba se hubiese conmovido. (Tal vez no se trate de demostrar nada, sino de dejarse ver. No sé.)