jueves, 15 de noviembre de 2007

verde

Ese pasto se ve tan suave, tan acolchado
y en cuanto lo piso me pica, me pincha.

3 comentarios:

Asterion dijo...

Si, a veces el tacto nos inquieta mucho más que la visión.

livio dijo...

Sobre todo si jugamos al gallito ciego.

Asusta la equidistancia del árbol
tan en la suya ... abigarrado, compacto,indiferente.
Alguien debería talarlo para que aprenda! ¿o acaso se cree superior a nosotros?!
Malas noticias,la experiencia no lo es todo.
Disculpe Ap creo que me fui por las ramas.

Bello verde, cera negra.

Saludos frescos!

antiprímula dijo...

Inquietante, aste... La realidad de lo real.
¡Quélevacer! (de leerlo me lo pegó).
Livio: Lo voy a denunciar a greenpeace, ¿por qué se la agarra con el árbol, tan bonito? Para llegar a él hay que pisar el pasto pinchudo ¿no le parece suficiente condena pal pobre?
Saludos amarillos.