miércoles, 12 de septiembre de 2007

Recuerdos

A veces me vienen a la cabeza retazos de canciones, poemas, frases o textos leídos mucho tiempo atrás. Algo o alguien me trae la imágen, produce la asociación y se despliega así el puente sutil entre el archivo de la memoria y el presente.
Recién, no de manera arbitraria, me asaltó esta frase:
"La crueldad deliberada es, a mi entender, lo único imperdonable en este mundo."
de Blanche Dubois.

4 comentarios:

wojaczek dijo...

La ignorancia de la humanidad nos convierte a todos en inocentes. Inclusive aquellos que actuan con crueldad de manera deliberada (yo soy uno de ellos)

o en todo caso

La ignorancia nos convierte en culpables a todos, por el mero hecho de ignorar y tener el tupe de actuar en consecuencia. Es por ello que el suicidio masivo siempre es una respuesta correcta.

antiprímula dijo...

Disiento, con el mayor de mis respetos, Woj, sepa disculpar. La ignorancia nos hace "ignorantes", ni culpables, ni inocentes, ni crueles, ni misericordiosos: IGNORANTES. Pero la crueldad nunca es ingenua, en ninguna esfera.
Con eso del suicidio masivo estoy más de acuerdo.

livio dijo...

La crueldad es la marca en el orillo de los que aún no encontraron su lugar. Eso sí, ignoro si en uno mismo hay lugar para todos.

antiprímula dijo...

El comentario de Woj + el orillo mencionado por Livio me hacen pensar en un decir del ingenio popular. ¿La crueldad vendría a ser algo así como "mostrar la hilacha"?