martes, 25 de septiembre de 2007

Acostumbrarse a vivir sin saber cuándo. Esa es la clave. Acostumbrarse a vivir sin esperar nada - ni la muerte... si fuera posible.

8 comentarios:

Alejandra Dening dijo...

WOW! Qué ternurita! Hermoso!

Besos!

Garracatapunchis dijo...

tan sencillo, no? si realmente lo piensas eso es de lo más sencillo.

antiprímula dijo...

Gato feliz, sí, una ternurita.

Sencillo es pensarlo, solo pensarlo. Es una premisa que no alcanzo, espero poder... (¡zas! ya caí en la trampa. Já.)

Asterion dijo...

Antiprímula: Tenés suerte que sea Asterión y no Alf. Ese gato es una tentación

Octavio dijo...

EPICTETO, Máximas, VI,5. La auténtica libertad consiste en desear que las cosas sucedan, no como se te antoja, sino como suceden.

antiprímula dijo...

¿Qué hacía Alf? No lo veía.

Sabio Epicteto, el tema es que en la porcioncita de tiempo y lugar que nos tocó en suerte el estoicismo es de difícil práctica. Tal vez no imposible, bien por los que alcanzan esa sabiduría, esa perfección. Yo, lamentablemente, estoy lejos de la ataraxia.

livio dijo...

Alf comía gatos!! o al menos lo enunciaba...
Por eso Alf estuvo prohibida un tiempo en Rosario.

antiprímula dijo...

JA! Con razón! Nunca había entendido la censura rosarina de la serie. Ahora entiendo todo, gracias por la info.
Un abrazo.