sábado, 1 de marzo de 2008

La descomposición de los sueños

Hace cuatro años, cuando estuve en el lugar que se ve arriba, me prometí juntar plata y gastarme todo lo que llegue a ahorrar en volver allí con alguien que me resulte inigualable.
Hace dos años encontré a ese alguien y pensé ese viaje mirando la foto de aquí abajo:
**
Hace un año, sin haber hecho ningún viaje, dejamos de vernos.
La imagen de aquel lugar empezó a perder realismo, sus contornos definidos y exactos comenzaron a ser más difusos, con colores de recuerdo, algo así:
**
Hace tres meses perdí todos mis ahorros (hubiese sacado los pasajes entonces, ¡aunque sea uno!).
En tres meses él se va a Europa, a España creo. Me gustaría pedirle que si puede pase por Marsella. Hacen los mejores jabones del mundo allí, tal vez me pueda traer uno, o tal vez pueda visitar esa calle cerca del puerto viejo, o tal vez pueda dejar mis saludos al mediterráneo, o tal vez... Pero casi no hablamos.

(Hoy aquel sueño es un dibujo en lápiz).

14 comentarios:

Garracatapunchis dijo...

"el hubiera no existe"
pero eso ya lo sabes, ni decirte "ni modos" y ni decirte "encontraras a alguien con quien hacer ese viaje"
por que ya lo sabes.

Anónimo dijo...

distinta plaza turística, pero comparto el sentimiento.
sonríe y todo irá bien, ése es mi lema hoy en día y te lo paso para que lo incorpores en tu léxico diario.
será cursi, claro, pero cuando la razón no entiende un pomo (tal como arriba lo señala el/la amig@ garracatapunchis) no queda otra que confiar en la mística de la vida.
la vida es hoy, no ayer.

antiprímula dijo...

G: ¿No estarás suponiendo que sé demasiadas cosas? A veces creo no saber nada, pero nada de nada.
Anónimo: Tu comentario es cálido, no cursi. Gracias.
(Con lo de sonreír te acompaño, pero en eso de la mística de la vida temo que me bajo).

Gisofania dijo...

Este registro tuyo me parece espectacular (su idea, su expresión, su composición)
Una delicada sublimación de sentimientos tan tristes (la pérdida puede llegar a ser una musa estupenda, creo)

gabriel lash dijo...

hermoso.

antiprímula dijo...

Gis: Para ser sincera preferiría menos inspiración y un poco más de amor.(Te vi por la casa de los muchachos de "la voz" ¿viste qué buen blog tienen?).
Lash: ¿Quién? ¿él?, sí.
Un beso.

clara elena dijo...

suena a sueño. lo real no es ta así. ese alguien que venga -a tu vida- se va a desvivir por ir a marsella con vos.

antiprímula dijo...

Clara: Mmmm... ¿es una profecía? Já, já.
Te juro que no es sueño, están un poco alteradas las fechas para simplificar pero la historia es real.
Ayer de tarde casi no estuve en internet pero recordé mucho tu blog y pensaba que quizás tuvieras que cambiar su nombre. (¡Cómo llovió!). Un abrazo.

clara elena dijo...

a sueño de deseo, me refería.

antiprímula dijo...

Clara Elena: No sé si te entiendo.
Suele haber tres versiones de las historias de amor: la de uno, la del otro y la real, de la que no queda registro certero, muere en el instante inmediato posterior a que sucede. Pasado lo vivido, real en tiempo y espacio, todo relato será subjetivo, ¿podría decirse que una versión tiene más valor que otra?.
A esa "subjetividad" podría llamársela sueño, tal vez.

(Lo mismo vale para otras circunstancias, pero en el amor la subjetividad tiende a reforzarse).

Anónimo dijo...

yo me voy con vos de una

antiprímula dijo...

Anónimo: Gracias por el halago, pero es fácil decir eso como anónimo y por internet...

Creo que él (n), no.

(Ahora lo pienso: ENE DE NO).

fher dijo...

inevitablemente, los sueños que se pierden (o nos roban) tienden a desaparecer, como dice usted, pero siempre, en algun lugar inesperado, existe el mago que lo reinventa o lo resucita... corregido y aumentado.
Se lo digo por experiencia propia.

besos

antiprímula dijo...

Esperanzador tu comentario, Fher. Gracias.