lunes, 18 de febrero de 2008

Inicio de la novela

El martes me desperté a esa hora inanimada y nula en que la noche ya está por terminar y sin embargo todavía no ha nacido el alba. Descansaba en una luz turbia y mi cuerpo sentía un temor mortal, que me oprimía el alma, y el alma a su vez oprimía el cuerpo..., y hasta la más mínima de mis partículas se contorsionaba en el presentimiento atroz de que no ocurriría nada, nada cambiaría, nunca pasaría nada, y aún cualquier cosa que se emprendiese no sucedería nada y nada.
***
Comienzo de Ferdydurke del genial Witoldo Gombrowicz.

14 comentarios:

livio dijo...

Ciertamente es uno de los escritores que me hubiera gustado conocer.Siendo joven y oriundo de Tandil,allá por los 50s se me hubiesen facilitado las cosas.

Saludos Polacos.

livio dijo...

Un granito de arena.

http://www.islaternura.com/APLAYA/NoEresElUnico/gLETRA/GO/GOMBROWICZ303/GROMBOWICZHOMBREsudamericano.htm

un viejo tanguero dijo...

En la época que dice Livio yo trabajaba en el Banco Polaco (Polska Kasa Opieki).
Algunos días venía Gombrowicz de visita, seguramente buscando algún amparo.
Pero yo era muy joven e ignorante.
Sólo después de mucho tiempo,cuando ya era tarde, supe quién era en realidad.

Dobriseña.
(hasta pronto en polaco)

antiprímula dijo...

Livio: A mí también me hubiese gustado conocerlo. Supongo que me hubiese hecho reír como pocos.
VT: Tak, tak. Suele ser el destino de las estrellas, que las piensen bien después de muertas. De hecho los polacos odiaban a Gombrowicz. Trabajé en una oportunidad, no hace tanto tiempo, con textos de él y otros polacos en La Unión Polaca Argentina y todavía flotaban ciertos rencores hacia su figura entre unos señores que se juntaban a jugar a las cartas en el club polaco. Ha de haber sido un tipo hurticante para la colectividad polish. (Nos alcanza leerlo para imaginarlo un provocador).
Saludos, caballeros.

Garracatapunchis dijo...

Nada de nada... si has de temer a algo que sea a eso.

antiprímula dijo...

G: Depende. Prefiero nada a un histérico e indefinido beso masculino en la comisura de los labios, por ejemplo. Le temo más a eso que a la nada.

Garracatapunchis dijo...

... pero...
sin réplica, la razón tienes mi antiprímula.

clara dijo...

increíble es que también yo escuchaba esa frase a esa edad (antes incluso). después hubo una pausa. ahora vuelvo a escuchar pero es todo diferente, y creo que me gusta más.

antiprímula dijo...

G: Así como la tengo la pierdo. (A la razón).

Clara: Cuando salió aquel disco de Serú Giran yo tenía 11 años (seguarmente sos más jóven) y claro que ahora se entiende distinto.

QUEMAR LAS NAVES. QUEMARLAS.

(La frase de la que hablamos es "Quiero quemar de a poco las velas de los barcos anclados en mares helados". La transcribo para que Garracatapunchis, por ejemplo, que andaba por aquí sepa de qué hablamos. Y porque me gusta repetirla. Me voy cantando.)
Un abrazo.

clara dijo...

claro, sí. yo no había nacido. a lo que me refiero es a que es distinto escuchar llorando en el espejo a los diez años que a los veinte.
sos chica, sos grande, pero aún chica. algo así.
salú

antiprímula dijo...

Clarísmo, Clara.

Andseo dijo...

Ah!! Recuerdo el notable episodio de cuando el protagonista y Polilla se encuentran con estos paisanos caninos... Que buen libro... (libro que debo devolver a Alotropico). De haberseme ocurrido antes seria Polilla en vez de Andseo.

Saludos Anti-Primura.

antiprímula dijo...

Podés sumarte un alias, Andseo.

antiprímula dijo...

Polilla: En realidad me pidió Alotrópico que te recuerde con sutileza que le debés el libro, por eso el post.