domingo, 26 de octubre de 2008

Hay que ser muy valiente para asumir el amor, el deseo, la sexualidad y sus posibles frustraciones.

15 comentarios:

Angie dijo...

parece una frase de mi psicoanalista.
Angelina

antiprímula dijo...

Podría ser la frase de cualquiera que se anime al quilombo... Besos.

Angie dijo...

jaja
Es que mi psi es medio filosofo, y siempre me manda frases así.
Ay, que dificil, sobre todo las frustraciones. Bueno, lo que no te mata, te hace mas fuerte, no?

antiprímula dijo...

Eso reza el populacho, pero envidio a los débiles... sometimes Angelina. (En mi blog te quedó ese nombre).

Angie dijo...

Jajaja! Sí, es una frase muy trillada, pero es que cuando me quedo sin palabras, me vienen las frases comodin.
Pero para reconocer que se es debil hay que tener ovarios tambien!

antiprímula dijo...

Me refiero a que prefería no tener que pasar por esos procesos de "fortalecimiento" del refrán. Que ni me mate ni me fotalezca nada, jé... (un tiempo aunque sea).

Angie dijo...

Sí, es mejor permanecer en la serenidad de la llanura un rato, mas que picos y montañas.

Anónimo dijo...

El tema es que no sólo son posibles las frustraciones, ¡sino que son seguras, ineludibles! Ahí el problema.

antiprímula dijo...

No acuerdo anónimo, en contadísimas ocasiones no hay frustración. (Lo que no quiere decir que se perpetúen, pero que las hay, las hay.)

Angie dijo...

me siento mas segura no enamorada, me siento mas yo, los hombres me descentran.

antiprímula dijo...

Angie: El tramo en que ya no extrañás ni deseás y todavía no te llama la atención ninguno es extraordinario. Hay que disfrutarlo, hasta que volvamos a tropezar con la misma fucking piedra del ¿amor?.

Angie dijo...

jajajajaja
Sí, es que los hombres me sacan de mi eje, viste.
Pero tenes razon que es una etapa maravillosa.

Anónimo dijo...

El amor se ha convertido en mi enemigo, sublimaré por siempre y quedaré solo....

Jorge Agustìn

antiprímula dijo...

Jorge Agustín: Si podés hacerlo, es un gran plan. Yo sé que no puedo y termino frustrada del todo, porque se me suma el enojo conmigo por no haberme sido fiel a la propuesta. Un abrazo.

Anónimo dijo...

llegué acá por esas casualidades virtuales, y lo que escribiste acaba de tocar mi sensibilidad