sábado, 5 de julio de 2008

Por Hebe Uhart - Supl. Radar 04/07/2008 (Click here para ver nota completa)

Una escritora elige su escena de película favorita. Adela en el espejo.

Una de las películas que más me impresionaron en mi vida es Adela H., con Isabelle Adjani. No necesito volver a verla porque la tengo absolutamente incorporada a mi memoria. Adela era hija de Victor Hugo y se fue a vivir a una ciudad de provincia; dormía en una buhardilla estrecha, leía mucho, iba a la librería y al banco a buscar el cheque que le mandarían de la casa, con tal de sacársela de encima (debería ser difícil). Tanto en el banco como en la librería tenía dos candidatos posibles que la miraban con buenos ojos, pero ella no tenía ojos para nadie porque estaba un poco loca. Su ruta era librería, banco, buhardilla. Pero también, porque estaba enamorada de un oficial de una guarnición destacado en esa ciudad (no me acuerdo si eso venía de antes). Y él era el prototipo de joven convencional, lindo, aplomado, de buenas maneras. Ella lo empieza a acosar; se le aparece de una forma muy extraña y abrupta; ella se hace presente como una recurrencia, como una maldición, él no sabe qué quiere ella de él, se acerca a los lugares que él frecuenta con el mismo paso firme que usaba para ir a la librería y al banco. Por fin él, picado por la curiosidad, le habla y queda en pasar a buscarla por la posada (qué mierda querría ella). La escena que más recuerdo es cuando él está esperando abajo (ella tarda mucho en bajar). Cuando por fin baja se había arreglado de forma muy desastrosa y aparatosa, como les pasa a ciertas novias que mejor no las hubieran arreglado nunca. Quedó más fea, pero esto no es tan terrible (no era fea) sino lo rara que quedó. Yo me identifico con ella no por la tardanza en bajar (siempre he ido a los más diversos foros más rápido que un bombero) sino porque imagino cómo empleó el tiempo previo a la cita: cuando yo me tenía que encontrar con algún novio y me esmeraba en aparecer muy bien, me quedaba un pirincho del pelo parado y no lo podía dominar. Posiblemente, esa forma de arreglarse tan artificiosa o mi pirincho parado tenga que ver con “Me tiene que querer de cualquier forma en que me vea, aunque mi aspecto sea amenazante o consternante”. La paradoja es que cuanto más rara aparece, más ella misma aspira a ser. Por supuesto que Adela H. no tiene éxito con ese oficial. Por más que se mude de guarnición ella lo sigue a todos lados, siempre con su paso decidido, el de ir a la librería y al banco. Porque ella no es una chica de hacer un paseo moderado, digamos ir a dar una vuelta al perro al centro mirando vidrieras: una vez que sale de la buhardilla, no para hasta Marte. Y así llega, finalmente, al Africa –enferma, harapienta y más loca que nunca–, y se reclina en el regazo de una negra vieja, que no le pregunta qué le pasa porque no conoce el idioma de Adela H., ni la siente amenazante porque, a lo mejor, cree que la locura es transitoria, y no se dedica a analizar mucho ni a denunciar públicamente la pobreza o las injusticias (ahora decimos cosas sesudas sobre la otredad o la alteridad). La negra sabe lo que Adela H. necesita.

3 comentarios:

laveron dijo...

no sé, no sé. sinceramente...yo ya ni me arreglo y huyo de los espejos.
y estoy encerrada, pero no en una buhardilla. y seguir hombres...jajajajaja. sería (es) torpeza, miedo, inutilidad.
últimamente soy la inversión del rey midas.
o ¿te acordás de la Balada de Donna Helana?...."todo lo que toca se le esfuma".
No, yo ya me jubilé de todo. No sé ni siquiera como mantener una conversación con alguien. O la mantengo y noto que la gente se incomoda. O se borra.
Cuando me refería a acelerar, era otra cosa.
No sé. Perdón...la catarsis ya me sale hasta en la sopa.

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por el mío, creo que te puede llegar a interesar por las cosas que veo que posteás. También podemos intercambiar enlaces si tenés ganas.

fantasmavelez.blogspot.com
Descarga Música mediante Rapidshare

Un abrazo.

antiprímula dijo...

Lav: No recordaba la balada, pero me canto a menudo la de C. que dice que "todo lo que toco se rompe", que en resultado es lo mismo pero menos poético. Son modalidades... ¿viste?.
Y hablando de modalidades, si no entendí lo de acelerar será porque, a lo Werther, siempre me gana la tragedia.
Un abrazo.
Fant: Me daré una vuelta por allí, gracias por pasar.