lunes, 21 de julio de 2008

Ezra Pound

Saliste de la noche
Y había flores en tus manos,
Ahora saldrás de una muchedumbre,
De una confusión de habladurías sobre ti.
Yo que he sabido verte
entre las cosas esenciales
Me enojé cuando pronunciaron
tu nombre en lugares comunes.
Quisiera que las frías olas
fluyeran sobre mi mente,
Y que el mundo se secara
como una hoja muerta,
O como una semilla de diente de león
que fuera arrasada,
Así tal vez pueda hallarte de nuevo,
Sola.

5 comentarios:

UNO dijo...

tan simple...
deja una huella.

gracias por compartir

Gisofania dijo...

"Yo que he sabido verte
entre las cosas esenciales"

(cuánto me gustaría escuchar que alguien me dijese eso, alguna vez)

antiprímula dijo...

Uno: Por nada.
Gisofania: Entiendo, claro. Pero sospecho que lamentablemente los que pueden decir eso, así, solo se dedican a la poesía. (No dejo saludos de despedida en los cierres o amagues de cierre de blogs que aprecio, me resulta una escena confundida. ¡Pero se te extraña!)

wojaczek dijo...

impresionante poema. se fue al carajo.

pd: leiste su trabajo profascista? una autentica rareza en la produccion de pound.

antiprímula dijo...

WoJ: Tengo cierta información sobre sus aristas ideológicas, pero este poema es re bonito a mi entender. Saludos.