lunes, 19 de mayo de 2008

(volver a casa)

"Aquí estoy, aplastado sobre una silla, hundido hasta el cuello en mi propia vida y sin creer en nada. Estoy aquí, me asqueo, siento el viejo sabor de sangre y de agua ferruginosa, mi sabor, yo soy mi propio sabor, yo existo. Existir es eso; beberse sin sed. Treinta y cuatro años. Treinta y cuatro años paladéandome, y estoy viejo".
***.
La edad de la razón, Los caminos de la libertad, Jean Paul Sartre.

3 comentarios:

laveron dijo...

sartre.....ahhhhhhhhh!

MxI dijo...

Mientras Simone de Beauvoir decía desde su casa: "¡Qué gozo poder cerrar mi puerta y pasar mis días lejos de todas las miradas curiosas!". (La force de l'age, p. 15)

antiprímula dijo...

L: aaaahh (más a que hache)
Mxi: Y estuvieron 50 años juntos. Acabo de ver una película sentimentaloide (deLovely) sobre la vida de Cole Porter y su fiel Linda, lloré como una criatura...
Si eso no es amor...
Me diste una idea, tengo guardados unos párrafos de cartas de Simone al respecto, voy por ellos. Besos.