sábado, 24 de mayo de 2008

En las alturas

Me despierto desconsolado, me duermo desconsolado, siempre es lo mismo. Sigo mi camino, mi camino interminable, me he marchado para seguir mi camino interminable, mi camino interminable me convencerá de su interminabilidad. Me esfuerzo por llegar lejos, tengo siempre la distancia y las alturas más altas delante, pero lo cercano me extinguirá, el abismo me extinguirá, víctima de las distancias sin límites, víctima de las proximidades sin límites. Esos locos pensamientos sobre las vidas en común, esos locos pensamientos sobre las infinitudes, y sin embargo es un crimen empezar algo siquiera, todo es mentira, toda coma es mentira, todo es sólo una horrible charlatanería, una insignificancia, una humillación para mí. Me he precipitado en un estado de ánimo insoportable, me he extraviado con todas mis facultades, he caído, extraviándome, en un estado lastimoso, en el más bajo de todos los estados.
**
Thomas Bernhard

7 comentarios:

Garracatapunchis dijo...

que desesperante.

Anónimo dijo...

Pocos como Bernhard,

Roberto

antiprímula dijo...

Garrac y Roberto: Bravo Thomas, sí.
En un sentido (y por suerte quizás), pocos como él. Algunos de sus escritos son para el suicidio. Pero son tan bellos...

clara elena dijo...

juani saer (conste que es el único al cual llamo por su apodo tan cariñoso). ja. saer, saer, el cuento "la mayor" en el libro de cuentos "la mayor", que es para mí una cosa tan extraordinaria imposible de poner en palabras. eso. fa. mucho. que andes bien, antip. espero pronto ir a ver la obra. salú.

antiprímula dijo...

Un gusto, como siempre, Clara Elena.

clara elena dijo...

braaavo bravo braavo, bravísimo, braaavoo (8)

muy bueno esto de bernhard. cada vez más ganas de leerlo. pronto, pronto.

siempre un gusto leer por aquí. noté que pusiste algo de tres, yo también.

antiprímula dijo...

CL: Sí, vi tu publicación de uno de los sueños de RB en TRES, coincidió en fecha con recibir de las musicales manos de mi amigo Pablo ese libro de regalo. Yo elegí estos tres.
Un groso Thomas... intuyo que vos deberías munirte de Ave Virgilio.
Si lo conseguís, decime...
Un beso.