lunes, 5 de enero de 2009

más Polonia

"Como una flor nocturna, Orfeo abre el cáliz de su canto y se cierra al bullicio del día. Nos ayuda durante una hora, durante dos, a vencer el miedo, a vencer la muerte, a vencer el tiempo, que inevitablemente nos lleva a la muerte, llenando el tiempo con el arte que se cumple en el tiempo. Orfeo nos permite por un plazo corto olvidar la razón de la manera que se desconectaría la electricidad; nos permite a los apresados en el espacio, descansar en el tiempo. Apagamos con anhelo a esa débil -ay, qué débil luz de la razón-, que ilumina nuestros oscuros asuntos cotidianos; desconectamos el sentido de la vista; cerramos los ojos, duplicando así la sensibilidad de los oídos. Es de noche, hay silencio, escuchemos a Orfeo. "
***.
Jozef Wittlin (Orfeo en el infierno del siglo XX)

6 comentarios:

Angie Angelina dijo...

Ah, mirá a éste no lo conozco, cada dia se aprende algo nuevo!
Besos
Ang

Gisofania dijo...

malos tiempos éstos para los antiguos dioses. muy malos tiempos, sí señor

Apuntes+Editorial dijo...

A dormir.
(Era ese el sentido, no?)

CONILANDIA dijo...

si... el sueño de la lucidez no?

Algo sigue su curso dijo...

Mirta,
sólo saludarte, Te recordé mucho en Uruguay.
Besos, te quiero.

antiprímula dijo...

Angie: Señoras y señores, con ustedes, Wittlin!
Gisofania: No para todos lamentablemente querida. Mirá cuanta robustez y buena salud ostenta Ares por ejemplo.
Apuntes: That's right.
Coni: ¿Vos decís? Tal vez también, sí.
Algo: Ay, gracias! Yo también te quiero. Hablamos pronto si ya estás de vuelta. Un abrazo.